Las finanzas personales para adolescentes pueden empoderar a tus hijos

Enseñarle finanzas a tu hijo adolescente puede ser tan simple como modelar un comportamiento responsable, mientras que también le permites a tu hijo adolescente gastar dinero como una herramienta de aprendizaje.

Quieres enseñarle a tu hijo adolescente a administrar sus finanzas personales de manera responsable, pero tu hijo se comporta como un adolescente. Es muy probable que las lecciones y las listas no siempre funcionen.

En su lugar, da el ejemplo con una táctica consciente de tus finanzas. En otras palabras, muéstrale a tu hijo adolescente lo que tú haces en vez de decirle cómo debería utilizar su dinero. Luego, de manera razonable, permite que tu hijo adolescente tome sus propias decisiones financieras. Esto puede ayudarle a crecer y a aprender.

Estos son algunos métodos básicos para comenzar.
 

1. Enséñale con tu ejemplo

Puedes demostrar habilidad y concientización financieras de varias maneras:


Sé transparente
 acerca de tus propias facturas mensuales, deudas y gastos, sobre todo si tu hijo adolescente te lo pregunta. Esto muestra una perspectiva realista.


Crea un presupuesto familiar
. Puede ser tan simple como el dinero semanal para comestibles o comidas fuera de casa. O bien, puede ser un presupuesto mensual global. De cualquier manera, el ver cómo se distribuye el dinero puede ser revelador para los adolescentes.


Utiliza efectivo.
 Las tarjetas de crédito pueden dar la impresión de que los recursos no tienen límites. En su lugar, utiliza efectivo para gastos recreativos. Esto ofrece una buena representación visual de hacia dónde va el dinero. Al agotarse el dinero, las compras diarias, semanales o vacacionales también deberían disminuir.


Compara precios siempre que sea posible
. Enseña a tus hijos adolescentes que ciertos productos similares pueden tener costos completamente distintos y aliéntalos a considerar por qué una opción puede ser mejor que otra.

 

2. Establece metas financieras para los adolescentes

Es posible que los adolescentes no comprendan la importancia de una responsabilidad financiera hasta que se les permita administrar y ganar su propio dinero e inclusive fijar metas financieras, como ahorrar para una compra especial.
 

Para adolescentes y preadolescentes, una asignación para gastos semanales puede ser una buena idea. Esto les permite aprender con un monto pequeño de dinero.
 

Para adolescentes de todas las edades, también considera pagarles por trabajos que generalmente le pagarías a alguien por realizar y que vayan más allá de los quehaceres básicos de la casa. Esto puede variar desde palear la nieve en el invierno hasta ayudar a construir una terraza en el verano.
 

Para adolescentes mayores, considera permitirles que tengan un trabajo de medio tiempo. No solo les enseñará a ser responsables de varias maneras, sino que ahora tendrán sus propias finanzas.

Mientras que muchas familias permiten una asignación para gastos semanales a cambio de completar quehaceres en la casa, existe un debate continuo sobre si esta práctica es saludable.

Algunos expertos piensan que es mala idea enseñarles a los hijos (sobre todo a los preadolescentes) a realizar quehaceres por dinero y no porque son parte de la familia y porque viven en la casa. Otros piensan que las metas financieras para los adolescentes añaden mucho estrés a una edad que ya es difícil de por sí. Finalmente, la decisión es tuya.

 

3. Permite que tus hijos adolescentes gasten (la mayoría de) su dinero

La razón de permitirle a tu hijo adolescente gastar algo de dinero es que pruebe lo que significa presupuestar y ahorrar, así como lo que significa quedarse sin dinero. Esto únicamente funciona si les permites tomar sus propias decisiones.
 

El dinero de tu hijo adolescente no es tuyo. Tal vez tú no gastes el dinero que ganaste con esfuerzo en golosinas y en descargas de música, pero debes permitirles la libertad de aprender por sí mismos.


Si a tu hijo adolescente se le acaba su dinero
, no lo socorras. El que pase algunas noches en casa porque ya no tiene dinero para ir al cine con amigos no es una emergencia.


Si tu hijo adolescente quiere un artículo costoso
 (como un auto o una consola de videojuegos costosa) para su cumpleaños o para las fiestas, no se lo compres automáticamente. Sé honesto y explícale que es mucho más costoso de lo que tú gastas en obsequios. Ofrécele pagar parte del costo y aliéntalo a ahorrar para el resto.


Considera ahorros obligatorios
. Habla con tu hijo sobre la escuela superior (college). Si antes de que obtengan un empleo de tiempo parcial, les explicas que esto significa que esperas que contribuyan parte de sus ganancias para el plan de ahorros de su universidad, es muy probable que lo acepten de buen gusto. Es sano crear el hábito de ahorrar una porción de cada cheque de pago.


Sin embargo, no incrementes sus metas
. Un empleo de tiempo parcial no significa que de pronto tu hijo adolescente tiene que contribuir para alimentos y para la factura de la electricidad. Aún son menores y viven contigo. Permíteles ganar y ahorrar su propio dinero. Si tu familia tiene dificultades financieras, habla con tu hijo adolescente. En ese caso, el empleo de tiempo parcial tiene una meta distinta.

 

4. Abrir una cuenta de banco es una buena idea

Sobre todo para los adolescentes con empleos de tiempo parcial, una cuenta de ahorros o de cheques puede enseñarles más responsabilidad y a ahorrar a largo plazo, así como educarles acerca de las tasas de interés y cómo comparar precios al comprar. Eso también hace que tu hijo adolescente se sienta más cómodo dentro de un ambiente financiero más formal.


Independientemente de la edad de tus hijos, puedes encontrar oportunidades para enseñarles cómo administrar el dinero. Encuentra algunos consejos aquí.  
 


Los productos Hipotecarios y sobre el Capital de la Vivienda se ofrecen a través de U.S. Bank National Association. Productos de préstamo ofrecidos por U.S. Bank National Association y sujetos a aprobación de crédito normal.
Si bien esta comunicación de U.S. Bank se ofrece en español, las futuras comunicaciones de U.S. Bank y los documentos relacionados con sus acuerdos contractuales, divulgaciones, notificaciones y estados de cuenta, así como los servicios en Internet y de la banca móvil pueden estar disponibles solamente en inglés. Usted debe poder leer y comprender estos documentos o tener asistencia en su traducción para poder entender y utilizar este producto o servicio. Los documentos en inglés están disponibles a petición suya.