Guía de administración de dinero para alcanzar la independencia financiera

Aprende lo fundamental sobre administrar tus propios asuntos monetarios para que conquistes tu futuro financiero con confianza.

Ya sea que acabes de graduarte de la universidad, estés mudándote de la casa de tus padres o iniciando tu primer trabajo de tiempo completo, pronto será el momento de administrar tus finanzas por ti mismo. Para ayudarte, hemos compuesto esta guía, la cual está diseñada para darte un claro panorama de lo esencial. Obtén más información sobre cada uno de estos cinco aspectos financieros para asegurarte de tener toda la información que necesitas en tu camino hacia una independencia financiera.
 

1. Entender los impuestos por ingresos

Una vez que obtengas tu primer empleo después de graduarte, puede ser tentador considerar tu salario o tu compensación por hora como tu ingreso total. Pero antes de empezar a gastar mentalmente ese monto, recuerda que tanto el gobierno estatal como el federal exigen cierto porcentaje en forma de impuestos.

Si trabajas en una compañía, lo más probable es que deduzcan dinero para impuestos antes de pagarte. Si eres un proveedor independiente, tendrás que encargarte de los impuestos por tu cuenta. Esta parte es muy importante: paga tus impuestos cada trimestre. Cuatro pagos pequeños son mucho más fáciles que una suma grande al año.

Independientemente de cómo te paguen, tendrás que declarar tus ingresos a más tardar el 15 de abril como el resto de toda la gente en el país que recibe ingresos. Existe un cargo de penalidad si lo haces tarde. Puedes realizar tu propia declaración o, si tu situación financiera es más compleja, puedes utilizar un programa de software para impuestos o recurrir a un contador.

Mantente informado para ayudar a reducir tus cargas impositivas actuales y futuras.
 

2. Comienza a ahorrar

Tal vez has escuchado la frase “Págate a ti primero”. Que sea una prioridad cada mes transferir automáticamente una porción de tu ingreso a tu cuenta de ahorros antes de tener la oportunidad de utilizarlo en otra cosa.

¿Cuánto deberías ahorrar? Aproximadamente 20 por ciento, de lo cual del 10 al 15 por ciento deberían ser ahorros para la jubilación. Utiliza al menos parte del cinco al 10 por ciento restante para crear un fondo de emergencia, el cual generalmente debería ser de tres a seis meses de tus gastos esenciales para vivir. Esto podría permitirte sobrevivir tiempos difíciles financieramente sin pedir ayuda a tus padres.

Destina el restante hacia una meta a largo plazo, como unas vacaciones, una boda, un vehículo o una vivienda.

 

3. Crea un presupuesto

Tus gastos mensuales no deben exceder tu ingreso mensual. Esto parece fácil, pero a menos que te hayas tomado el tiempo de calcular exactamente cuánto ganas y cuánto gastas, es posible que no conozcas la diferencia entre esos números.

Suma los gastos de un mes, incluyendo renta, servicios públicos, ahorros, inversiones, comestibles y gasolina. Asegúrate de considerar todos los gastos. Las aplicaciones para presupuestos pueden ser útiles, pero algo más tradicional como una libreta común y corriente también funciona. Preocúpate por pagar primero las necesidades y después los gustos. Cuando estés ahorrando para unas vacaciones o algún derroche, es posible que esa segunda categoría tenga que sacrificarse para satisfacer tu meta a largo plazo.

 

4. Ten cuidado con el crédito

Hay que tomar en cuenta lo siguiente respecto al crédito: es importante demostrar que puedes administrarlo bien. Esto no es tanto por tus padres, sino por los posibles prestamistas que tal vez necesites para ayudarte a comprar un auto, una casa o para tener fondos para un negocio en el futuro.

Considera abrir una tarjeta de crédito y solo utilízala para pagar cosas que puedas pagar, no para financiar lo que no puedes pagar. Cada mes págala en su totalidad y a tiempo y observa cómo tu puntuación crediticia se eleva.

Recuerda que lo que no pagues en su totalidad al final del mes, te estará esperando el siguiente mes (además de un cargo por interés). Haz todo lo posible para no arrastrar un saldo, ya que este puede crecer rápidamente. Examina tu presupuesto buscando áreas en las cuales puedas recortar gastos.

 

5. Contrata un seguro

Un seguro puede ser una responsabilidad difícil de valorar en un principio. Lo que obtienes por tu pago mensual no es algo que puedas apreciar o ver crecer. Más que nada, esto te da la tranquilidad de que si ocurre algo inesperado, estarás preparado financieramente para enfrentarlo.

Respecto a seguro para vehículos, busca precios hasta encontrar lo que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto. Lo mismo tendrás que hacer con tu seguro médico, si tu empleador no te lo proporciona.

También es una idea inteligente considerar un seguro de vida. El comprarlo cuando eres joven y sano te asegura una tarifa baja a largo plazo. Este seguro podría costarte mensualmente una cifra de dos dígitos, dependiendo del tipo de cobertura, y de si tienes entre 20 y 30 años y eres saludable. De bajo costo y responsable, eso es inteligencia financiera.

 

¿Buscas más inspiración para adquirir independencia financiera? Obtén 7 consejos para romper el ciclo de gastos innecesarios..

 

Si bien esta comunicación de U.S. Bank se ofrece en español, las futuras comunicaciones de U.S. Bank y los documentos relacionados con sus acuerdos contractuales, divulgaciones, notificaciones y estados de cuenta, así como los servicios en Internet y de la banca móvil pueden estar disponibles solamente en inglés. Usted debe poder leer y comprender estos documentos o tener asistencia en su traducción para poder entender y utilizar este producto o servicio. Los documentos en inglés están disponibles a petición suya.