Cómo crear y mantener un historial de crédito y puntuación sólidos

La mejor manera de mejorar tu puntuación crediticia es estableciendo buenos hábitos, pero el saber dónde empezar y qué priorizar puede ser difícil. Te lo desglosamos en cinco fáciles pasos.

Tu puntuación crediticia es uno de los números más importantes en tu perfil financiero. Ayuda a determinar si los bancos te prestarán dinero, cuánto te prestarán y con qué tasa de interés.

Si no conoces tu puntuación antes de empezar, puedes revisarla gratuitamente con tu banco.

Para crear y mantener tu puntuación crediticia, sigue estos cinco pasos.
 

1. Conoce lo que determina tu puntuación

La mayoría de las puntuaciones crediticias las computan compañías como FICO (Fair Isaac Corporation), una compañía de software analítico que desarrolló el modelo de puntuación crediticia original, y se les conoce como puntuaciones FICO. Las puntuaciones generalmente tienen un rango de 300 a 850, en donde los números más altos representan una mayor solvencia crediticia.

Tu puntuación FICO se calcula según tus informes de crédito, los cuales son recopilados por las agencias de informes de crédito como Equifax, Experian y TransUnion. Específicamente, se consideran cinco criterios en tu puntuación FICO:

  • Historial de pagos
  • Montos adeudados
  • Duración del historial de crédito
  • Monto del crédito nuevo
  • Tipos de crédito
     

2. Paga tus facturas a tiempo

El que pagues o no tus facturas a tiempo tiene el mayor impacto en tu puntuación FICO. Como es de esperarse, los pagos tardíos recientes afectan a tu puntuación más que los pagos tardíos del pasado, y el hábito de fallar pagos afecta tu puntuación más que haber fallado una o dos veces. Aunque tengas una historia de haber fallado pagos, es posible ponerse al corriente. Trata de pagar al menos el mínimo de cualquier saldo de tarjeta de crédito y considera programar pagos automáticos o alertas que te ayuden a estar al tanto de las fechas de vencimiento.

 

3. Reduce tu deuda

Tu puntuación FICO toma en cuenta cuánto dinero debes, lo cual para préstamos asegurados, como un préstamo de auto o una hipoteca, se refiere a cuánto dinero no has pagado del préstamo original. Asumiendo que realices los pagos a tiempo en los créditos de ese tipo, es más factible que se ponga énfasis en el monto de dinero que debes en cualquier cuenta de crédito rotativo, como tarjetas de crédito.

Además, la puntuación FICO considera la relación entre el dinero que debes y el monto de crédito al cual tienes acceso. Esto se conoce como la tasa de utilización del crédito.

Así que, supongamos que tienes tres tarjetas de crédito, cada una con un límite de $10,000. Si actualmente tienes una deuda de $3,000 en tarjetas de crédito, tu deuda pendiente es el 10 por ciento de tu límite de crédito.

En términos generales, entre más bajo sea este número, es mejor. Los expertos recomiendan mantener tu tasa de utilización del crédito en menos del 30 por ciento.

Si tu tasa de utilización del crédito supera ese porcentaje, trata de implementar una estrategia para reducir tu deuda en tarjetas de crédito. Algunas herramientas para presupuestar pueden ayudarte a analizar tus gastos y ver dónde es posible que recortes gastos, de tal manera que liberes efectivo que te ayude a liquidar tu deuda. Una consolidación de deudas puede reducir tus obligaciones de pagos mensuales, pero también afecta tu puntuación crediticia, dependiendo del tipo de consolidación de deudas de crédito que busques y de tu habilidad de pagarlo.

 

4. Sé estratégico al abrir y cerrar cuentas

Cada vez que solicitas nuevo crédito, ya sea una tarjeta de crédito o un préstamo, esa indagación de crédito se registra en tu informe crediticio. Los prestamistas pueden alarmarse si has solicitado mucho crédito en un período corto. Sin embargo, las compañías que calculan tu puntuación crediticia generalmente determinan la diferencia entre múltiples indagaciones para un mismo préstamo, como cuando estás buscando la mejor tasa hipotecaria en distintos lugares, y solicitar múltiples líneas de crédito.

También es bueno pensar muy bien antes de cerrar cuentas de tarjetas de crédito. Por ejemplo, en el ejemplo anterior, si cierras la tarjeta sin saldo, tu proporción de utilización de crédito aumenta del 10 al 15 por ciento.

Además, si has tenido una tarjeta de crédito durante mucho tiempo, el cerrarla puede afectar la duración de tu historial de crédito. Tu puntuación FICO toma en cuenta cuánto tiempo llevas pidiendo dinero prestado, así como la edad promedio de tus cuentas.

Dependiendo de tus circunstancias personales, mantener las cuentas abiertas puede ser beneficioso (cuando decidas cerrar una cuenta, asegúrate de considerar factores adicionales, como los cargos y tu habilidad de realizar pagos).

 

5. Sé continuo

Reducir tus deudas o intentar mejorar tu historial de pagos no ocurre de la noche a la mañana. Sin embargo, seguir los pasos para aumentar tu puntuación crediticia puede ser una de las decisiones más importantes en tu vida financiera. Los prestamistas, los arrendadores y los posibles empleadores son solo algunas de las personas que podrían revisar tu puntuación crediticia. Toma en cuenta que los buenos hábitos, como realizar pagos en tiempo y forma consistentemente y reducir tus deudas, son las mejores maneras de mejorar y mantener tu puntuación.

También es buena idea revisar regularmente tus informes crediticios. Puedes obtener una copia gratuita de cada una de las agencias de crédito principales cada 12 meses. Revisa tu informe para asegurarte de que toda la información sea correcta y para mantenerte al tanto de tu perfil de crédito.


Entérate más sobre lo que implica determinar una puntuación crediticia.

 

Si bien esta comunicación de U.S. Bank se ofrece en español, las futuras comunicaciones de U.S. Bank y los documentos relacionados con sus acuerdos contractuales, divulgaciones, notificaciones y estados de cuenta, así como los servicios en Internet y de la banca móvil pueden estar disponibles solamente en inglés. Usted debe poder leer y comprender estos documentos o tener asistencia en su traducción para poder entender y utilizar este producto o servicio. Los documentos en inglés están disponibles a petición suya.